Entrevistas

Eva Amaral es portada en la revista 'SModa'

lunes, octubre 15, 2012Admin



El pasado sábado Eva Amaral era portada en la revista 'SModa', suplemento del diario El País. 
Bajo el titular "Inspiración años 70: Eva Amaral se zambulle en los sonidos y la estética de una época eléctrica" se esconde una chica tímida de Zaragoza que confiesa en una extensa entrevista sus andaduras con el mundo de la moda. Acompañada también por una sesión de fotos, desvela también quién es su musa: Patti Smith.
Eva se queda con el estilo y rock setentero, ¿te vas a perder la entrevista?

«Si el equipaje de mano solo puede ser un bulto, siempre será la guitarra», dice una radiante Eva Amaral refiriéndose al ajetreo de los aeropuertos durante la gira. Toda una declaración de principios. La cantante llega a Madrid para cerrar el tour español de su último disco, Hacia lo salvaje, con dos conciertos en la capital, el 16 y 18 de octubre, y uno en Barcelona, el 20. Y ya cuelga el cartel de entradas agotadas. Pero eso no es nada nuevo para Amaral, quien con cuatro millones de discos vendidos lleva en lo más alto de la música española desde su debut en 1998.
Se deja vestir con naturalidad y recomienda poner el último disco de The Black Keys para ambientar la sesión de fotos. Es de esas personas que, aunque se confiese tímida, enseguida comienza a hacer bromas privadas para empatizar con la gente que la rodea. Un placer. Reconoce que le gusta la moda como expresión artística, «pero en estas sesiones me da miedo disfrazarme de algo con lo que no me identifico», afirma. No es el caso, pues toda la ropa que cuelga en el vestidor tiene como referencia a sus iconos del rock: The Rolling Stones, Lou Reed o Patti Smith y le van como un guante.



¿Le costó encontrar su estilo? 
Nunca me ha gustado sentirme esclava de una estética determinada. Me apasionan las tiendas vintage y soy muy de rebuscar en ellas. Me suele gustar la ropa oscura, aunque hoy me siento feliz con tanto color encima.

¿Y en su manera de interpretar? 
Al principio estaba muy perdida, pero salía al escenario y me poseía algo que me hacía tirar para adelante. Soy muy tímida y sentir cómo me transformaba en lo contrario me enganchó tanto que aquí sigo. Yo empecé cantando como un hombre. En las primeras maquetas que grabé imitaba mucho a Lou Reed, Jim Morrison y Patti Smith. Siempre ha sido mi diosa y es la única persona con la que he pedido hacerme una fotografía. En esta, Patti sale resplandeciente, refleja la luz de una manera distinta al resto del mundo, casi como un poltergeist. Es para enseñársela a Iker Jiménez [ríe]. 

¿Qué es para usted la moda? 
Si lo pienso, lo primero que me viene a la cabeza son intantáneas de Twiggy en los 60. Me encanta ella en esa época. Creo que hay que quitar la frivolidad de la moda, quedarse con su creatividad y jugar. Me interesan y divierten los desfiles por su espectacularidad y como representación teatral. Pero ahora, por trabajo, acudo a pocos.

¿Y nunca le han tirado los tejos para desfilar o tocar en un desfile? 
¡No! Pero sí he tenido contacto con diseñadores españoles e intento llevar cosas suyas cuando actúo en el extranjero. De hecho, en esta gira, todo el vestuario lo ha realizado Marcela Mansergas. Ha hecho unos trajes mezclando huesos, plumas y encajes vintagede piezas que ha ido encontrando en mercadillos. Pero en el escenario me tengo que olvidar de que esta mujer ha estado bordando durante horas, porque si no, no sería tan bruta como soy. Es una ropa con una energía especial porque sé que no se ha hecho en serie. Lo malo es que tengo a la pobre todo el día remendando los vestidos.

¿Qué le pide a la ropa? 
Necesito que me transmita fuerza, pero he variado con los años. Antes me sentía poderosa con tacones de aguja en el escenario. Ahora me da seguridad ir plana para sentir la tierra que piso, así que llevo botines de tacón cubano. Además, con los stilettosno podría echar a correr. También te diría que nunca me pondría un chándal. Pero quién me dice que un día no me va a apetecer usar uno.



¿Alguna vez le ha jugado una mala pasada el vestuario en el escenario? 
En una ocasión se me rompió por detrás el top. Una chica de la primera fila del público me tiró su camiseta y gracias a ella pude continuar el concierto sin hacer un número de cabaré. Después de esa aventura ya siempre llevo repuesto, por si acaso. Aunque en el Liceo, en un concierto benéfico, se me rajó el vestido de arriba abajo y tuve que decir que iba a actuar como Tricicle. Conseguí que los asistentes se rieran mientras me lo arreglaban con imperdibles.

Sus actuaciones suelen acabar con todo el público entregado. ¿Cómo se le queda el cuerpo después? 
Me da mucha pena porque significa que termina la fiesta y, a veces, me dan ganas de llorar. El escenario engancha y no puedo estar mucho tiempo sin tocar. A Juan [el otro miembro de Amaral] le pasa igual, por eso un día podemos estar en un macroconcierto y a la semana siguiente en una sala pequeña. Pero en esta ocasión tengo mucha ilusión de terminar en España porque después nos vamos a tocar fuera. [No recuerda las ciudades, pero serán La Habana, Buenos Aires, Lima y México D. F.].

¿Es de las de baúl de la Piquer a la hora de viajar?
Procuro que no, y más ahora, por como se han puesto de estrictos en los aeropuertos… Si el equipaje de mano solo puede ser un bulto, será siempre la guitarra.

¿Podría decir, como un futbolista, el número de conciertos que lleva?
¡Puf! ¡Ni idea! Sé que en una gira hicimos 250. Se me han pasado los años volando.

Al verse en las fotos, comentaba que se veía mayor. 
¡Es que soy mayor! Dejadme que me sienta así [ríe]. Acabo de cumplir 40 y me siento con mucha más seguridad y fuerza que hace 20 años. No me asusta el paso del tiempo, lo importante es tener vitalidad.

Pero se cuida bastante, ¿verdad? 
Siempre me ha gustado hacer deporte, no por lo estético, sino porque me sienta bien y me divierte. Me hago recopilatorios de música para correr y he encontrado la canción perfecta, Teardrop de Massive Attack, porque tiene el ritmo del corazón y parece que estás en el videoclip.



Es curioso porque esa es una frase que dice la gente que no protagoniza videoclips. ¿Le gustaría no ser Eva Amaral en algunos momentos? 
Pues me ha pasado varias veces ir a una fiesta de disfraces y ser la única disfrazada. En una de esas me vestí de George Harrison. Me hice una túnica con brocados, me recogí el pelo, me puse un bigote e iba paseando por Madrid mientras la gente decía en la calle: «Mira, ¡Amaral con bigote!». Un chasco porque con tanta producción no conseguí mi propósito.

¿Cuál sería su Agustina de Aragón contemporánea? 
Chavela Vargas sin duda. Su valentía, su fuerza y su lucha la convierten en una de esas mujeres históricas.

¿Y cree que ahora un artista tiene que tomar posiciones políticas?
Te lo tiene que pedir el cuerpo. Como ahora mismo no siento ningún respeto por los políticos, no me posicionaría con nadie. Me han llamado varias veces y siempre he dicho que no.

¿De quién le gustaría tener un traje? 
Más allá de un diseñador, me flipa el vestuario de la película Drácula de Francis Ford Coppola. Cuando le dieron el Oscar creí en la justicia. Me encantaría tener el vestido de boda de Lucy en una vitrina. Aunque seguro que me lo acabaría poniendo de vez en cuando. También me apasiona el vestuario de Bonnie & Clyde y toda la historia de la película. Me identifico mucho con ese toque dandi un poco masculino. En el escenario no, pero en mi vida diaria lo uso bastante. 

Durante la sesión me ha comentado que su madre era sastra. ¿Qué tal se le da a usted la aguja? 
Yo no tengo ni idea. ¡Si hasta me cogía mal los bajos del pantalón! Pero no tiro la ropa. Recorto, coso, customizo y hago apaños… Ahí llevo el gen de mi madre. Lo que sí tengo en mente es retomar las Artes y Oficios que estudié. A veces, pienso que es tan fácil como comprarme un cacho de barro o una piedra y volver a hacer cosas. Pero estoy tan absorbida por la música que sé que tardaré en hacerlo.


Entrevista realizada por Almudena Ávalos
Imágenes: Pablo Zamora

Quizás también te interese...

1 comentarios

Síguenos en Youtube

Formulario de contacto